Las tres premisas del coaching ontológico

Las Tres Premisas del Coaching Ontológico y su Importancia en la Vida Diaria

Las tres premisas del coaching ontológico. Una disciplina que se ha vuelto cada vez más popular en la búsqueda del crecimiento personal y profesional. Su enfoque en la ontología, o el estudio del ser, lo diferencia de otras formas de coaching. En el corazón de esta práctica, encontramos tres premisas fundamentales que son esenciales para comprender y aplicar en la vida diaria. En este artículo, exploramos estas tres premisas y su importancia en nuestro día a día.

Las tres premisas del Coaching Ontologico:

1. El lenguaje como generador de realidad

Una de las premisas más destacadas del coaching ontológico es que el lenguaje no es solo una herramienta de comunicación, sino un generador de realidad. En otras palabras, la forma en que hablamos y las palabras que usamos influyen en nuestra percepción del mundo y en cómo experimentamos la vida.

¿Por qué es importante en la vida diaria?

Esta premisa nos recuerda la importancia de ser conscientes de nuestro lenguaje. Al prestar atención a nuestras palabras y expresiones, podemos identificar patrones de pensamiento negativos o limitantes. Al cambiar nuestro lenguaje, podemos cambiar nuestra percepción y, en última instancia, nuestras acciones. Por ejemplo, reemplazar “No puedo hacerlo” por “Estoy trabajando en cómo hacerlo” refleja un enfoque más positivo y proactivo en la vida.

2. La emoción como fuente de acción

La segunda premisa del coaching ontológico se centra en la importancia de las emociones en nuestras vidas. A menudo, nuestras emociones son la fuente de nuestra motivación y acción. Entender nuestras emociones y cómo influyen en nuestras decisiones es crucial en el coaching ontológico.

¿Por qué es importante en la vida diaria?

Reconocer nuestras emociones y comprender cómo nos afectan puede ayudarnos a tomar decisiones más informadas. Si estamos conscientes de que la ira, el miedo o la tristeza están impulsando nuestras acciones, podemos detenernos y evaluar si esas acciones son las más adecuadas en una situación dada. Esto nos permite tomar el control de nuestras respuestas emocionales y actuar de manera más consciente y efectiva.

3. La acción como generadora de aprendizaje

La tercera premisa del coaching ontológico destaca que la acción es la fuente principal de aprendizaje. En lugar de esperar a sentirnos seguros o completamente preparados para actuar, esta premisa nos insta a actuar y aprender a través de la experiencia.

¿Por qué es importante en la vida diaria?

Esta premisa nos enseña que la acción es esencial para el crecimiento y el desarrollo. A menudo, procrastinamos o nos resistimos a tomar medidas debido al miedo al fracaso o a cometer errores. Sin embargo, al abrazar la idea de que la acción es una fuente de aprendizaje, estamos más dispuestos a asumir desafíos y superar obstáculos. En la vida diaria, esto se traduce en una mentalidad de crecimiento que nos permite avanzar y adaptarnos a nuevas situaciones.

Conclusión

Las tres premisas del coaching ontológico – el lenguaje como generador de realidad, la emoción como fuente de acción y la acción como generadora de aprendizaje – son pilares fundamentales para el crecimiento personal y profesional. Al aplicar estas premisas en la vida diaria, podemos mejorar nuestra comunicación, tomar decisiones más informadas, y abrazar la acción como un medio para el aprendizaje continuo. El coaching ontológico nos invita a ser más conscientes de cómo creamos nuestra realidad y cómo podemos vivir una vida más plena y significativa.

error: Content is protected !!